Se presentó “Yo sí puedo”, un programa cubano de alfabetización para adultos

Este método está en el país desde 2003 y ya lleva capacitadas a más de 31 mil personas. Fue llevado a cabo en diferentes puntos del mundo llegando a más de nueve millones. En Piamonte se presentó ayer a las 19, en la Sala Kumelén a través de Oel Hernández Laguna. 

DSC_0784.JPG

La cuenta pendiente con la alfabetización para adultos ya comienza a saldarse. Ayer, miércoles 2 de agosto, se presentó en Piamonte Yo sí puedo, un programa cubano que tiene como objetivo la alfabetización de adultos que no sepan leer ni escribir.

Alrededor de las 19 y 30, en la Sala Kumelén, Danisa Astegiano dio inicio a esta reunión informativa y explicativa de lo que se va a estar desarrollando en la localidad. Además, es una de las facilitadoras de este plan, es decir, encargada ─junto a otros─ de acercarlo a aquellas personas iletradas.

Luego, Oel Hernández Laguna ─un cubano quien, junto a otros, se encuentran transitoriamente en Argentina para acercar Yo sí puedo a diferentes puntos del país─ fue quien disertó y explicó, paso a paso, a los presentes cómo se avanza en este programa de alfabetización, desarrollado por la pedagoga cubana, Leonela Inés Relys Díaz. Con él, aprendieron a leer y escribir nueve millones de personas en todo el planeta, desde 2002 a 2016.

¿Cómo se trabaja con Yo sí puedo?

“Este trabajo se inicia a través de un pedido de nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro, en el año 99, en el cual se inicia a trabajar en el pueblo haitiano porque con todo el estudio social hecho, derivado de las situaciones naturales que se dieron en Haití en esos tiempos, se profundizó y se vio la gran carencia que tenían en la educación el pueblo haitiano pero, junto a ello, la gran cantidad de analfabetos que en ese momento existían”, comentó Hernández Laguna.

A partir de este relevamiento fue que Fidel Castro pidió al Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño (Iplac) de Cuba que crearan un método para poder enseñarles a aquellas personas que no sabían leer y escribir. ” Y ahí nace este programa que tiene carácter alfanumérico, es decir, de lo conocido, que son los números, a lo desconocido que son las letras”, explicó el cubano.

En Argentina, desde 2003 se está utilizando este programa y, hasta 2016, se lograron capacitar más de 31 mil personas. “Está concebido por un carácter internacionalista y, en especial, latinoamericanista preparado para ser adaptado para diferentes realidades y lugares. Se ha logrado adaptar en dialectos, idiomas y en diferentes continentes, incluso en Argentina en la zona de Misiones se ha adaptado en los dialectos que ahí se hablan. También en Paraguay, en Bolivia, Venezuela, Ecuador y demás”, continuó Oel Hernández Laguna.

DSC_0785.JPG
Oel Hernández Laguna explicando “Yo sí puedo”

Este método parte de lo conocido, que son los números, para llegar a lo desconocido que son las letras. Y, para ello, se utilizan medios audiovisuales y un facilitador, que es la persona que vincula a la clase con el alumno. Además, consta de tres etapas: adiestramiento, enseñanza de lectoescritura y consolidación. Las mismas se van desarrollando a través de 65 clases.

Para llevarlo a cabo primero se realiza un diagnóstico de la población, es decir, relevamiento de casos para, luego, practicar una prueba (pilotaje). Una vez hecho esto llegará la generalización para, más tarde, el impacto del método en las personas.

Al finalizar la primera etapa el alumno sabrá identificar los números y las vocales a partir de su escritura; relacionar las vocales con los números; identificar en palabras las vocales y relacionarlas con los números; ordenar los números y escribir, a partir de un dictado, los números y las vocales.

Terminada la segunda etapa, se incorporará la escritura del nombre y apellido; leer enunciados y párrafos sencillos; responder interrogantes para que comprendan lo que leen; y redactar enunciados y párrafos sencillos.

Por último, la tercera etapa será en la que aprendan a redactar párrafos simples, expresados a través de sus ideas; y escribir una pequeña carta que exprese impresiones sobre lo aprendido.

El título Yo sí puedo es “generalizador de esperanza y optimismo, eleva la autoestima y despierta la confianza en sí mismo y la capacidad”, explica el material de apoyo y continúa: “Yo, identidad, reconocerse a sí mismo, sentimientos, posibilidades y dudas; sí, es la afirmación, lo positivo y el optimismo; puedo, voluntad para poder transformar el miedo o las dudas”.

Dato

En Argentina, Yo sí puedo se desarrolló en diversas ciudades pero esta es la primera vez que llega a una localidad pequeña. Las autoridades comunales se reunieron durante dos meses para poder adaptar el plan a nuestro pueblo y ayer, finalmente, se presentó a la comunidad.

DSC_0783.JPG

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s